Tempeh de garbanzos

AutorVirginiaCategoríaDificultadIntermedio

Descubrimos el Tempeh algunos años atrás durante nuestro primer viaje a Indonesia y desde entonces, se ha convertido en mi plato preferido.

Si no sabes lo que es el Tempeh, te hago un breve resumen: El Tempeh es un alimento ancestral consumido en Indonesia desde hace más de 2000 años. Hoy en día, se ha convertido en un ingrediente estrella de los platos veganos por su excelente composición nutricional.

Si nunca lo has probado, el Tempeh tiene un sabor muy peculiar parecido a una mezcla entre una seta y una avellana. De aspecto, es de un bloque firme con una costra parecida a la del queso curado.

Tradicionalmente, el Tempeh se hace a partir de habas de soja fermentada, aunque se puede hacer con otras legumbres (alubias, garbanzos, judías, etc), con cereales (arroz, trigo, etc) e incluso con coco.

Para la fermentación, vamos a utilizar unas esporas (Rhizopus oligosporus) que puedes encontrar en https://www.topcultures.com/product-category/tempeh-starters/o en Instragram contactando a mi amigo @initempeid

En Asia, el Tempeh tradicional se hace de soja pero para aprovechar lo que tenemos en nuestra tierra, yo lo hice con garbanzos y quedó delicioso.

Algunas propiedades del tempeh son las siguientes

  • Es una excelente fuente de proteínas (de hecho, contiene el doble de proteínas que el tofu)
  • Fortalece el sistema inmunitario gracias a sus probióticos
  • Reduce el colesterol y el riesgo de padecer de enfermedades cardiovasculares

 

Da para8 Porciones

 500 g de garbanzos (u otra legumbre)
 5 cuch Soperas de vinagre
 1 cuch de postre de Starter para Tempeh

1

Poner las legumbres en remojo la noche anterior

2

Intentar quitar la piel de los garbanzos y partirlos (o elegir una legumbre que venga sin piel, lo que te simplificará la vida muchísimo)

3

Poner a calentar las legumbres en agua unos 30 minutos

4

Escurrir y secar al máximo los granos

5

Cuando se hayan enfriado, pero aún sigan tibios (no queremos matar las esporas con temperaturas demasiado altas, pero tampoco queremos que se hayan enfriado del todo) añadir el vinagre y remover muy bien

6

Añadir la cuchara de starter (esporas) y remover durante unos minutos para asegurarnos de que las esporas se hayan repartido de forma uniforme

7

Envasar las legumbres en unas bolsas herméticas de plástico, aplastar un poco y perforar las bolsas por los dos lados con la ayuda de un cuchillo

8

Dejar reposar nuestras bolsitas en un lugar caliente (entre 25-32 grados) y sin contacto con luz directa durante 24-72h, dependiendo de la temperatura ambiente. Transcurridas 24h, el tempeh debería estar más compacto y con una ligera capa blanca. En mi caso, como todavía hacía frío en Madrid, lo puse en la deshidratadora a 35 grados y con la tapa abierta. Después de unas 25-26h ya lo tenía listo!

Si no lo vas a comer directamente, se conserva una semana en el frigorífico o meses en el congelador

Ingredientes

 500 g de garbanzos (u otra legumbre)
 5 cuch Soperas de vinagre
 1 cuch de postre de Starter para Tempeh

Direcciones

1

Poner las legumbres en remojo la noche anterior

2

Intentar quitar la piel de los garbanzos y partirlos (o elegir una legumbre que venga sin piel, lo que te simplificará la vida muchísimo)

3

Poner a calentar las legumbres en agua unos 30 minutos

4

Escurrir y secar al máximo los granos

5

Cuando se hayan enfriado, pero aún sigan tibios (no queremos matar las esporas con temperaturas demasiado altas, pero tampoco queremos que se hayan enfriado del todo) añadir el vinagre y remover muy bien

6

Añadir la cuchara de starter (esporas) y remover durante unos minutos para asegurarnos de que las esporas se hayan repartido de forma uniforme

7

Envasar las legumbres en unas bolsas herméticas de plástico, aplastar un poco y perforar las bolsas por los dos lados con la ayuda de un cuchillo

8

Dejar reposar nuestras bolsitas en un lugar caliente (entre 25-32 grados) y sin contacto con luz directa durante 24-72h, dependiendo de la temperatura ambiente. Transcurridas 24h, el tempeh debería estar más compacto y con una ligera capa blanca. En mi caso, como todavía hacía frío en Madrid, lo puse en la deshidratadora a 35 grados y con la tapa abierta. Después de unas 25-26h ya lo tenía listo!

Si no lo vas a comer directamente, se conserva una semana en el frigorífico o meses en el congelador

Tempeh de garbanzos

Comentarios

Responder a Virginia Cancelar