Opciones de impresión:

Tempeh de garbanzos

Da para8 Porciones

Descubrimos el Tempeh algunos años atrás durante nuestro primer viaje a Indonesia y desde entonces, se ha convertido en mi plato preferido.

 500 g de garbanzos (u otra legumbre)
 5 cuch Soperas de vinagre
 1 cuch de postre de Starter para Tempeh
1

Poner las legumbres en remojo la noche anterior

2

Intentar quitar la piel de los garbanzos y partirlos (o elegir una legumbre que venga sin piel, lo que te simplificará la vida muchísimo)

3

Poner a calentar las legumbres en agua unos 30 minutos

4

Escurrir y secar al máximo los granos

5

Cuando se hayan enfriado, pero aún sigan tibios (no queremos matar las esporas con temperaturas demasiado altas, pero tampoco queremos que se hayan enfriado del todo) añadir el vinagre y remover muy bien

6

Añadir la cuchara de starter (esporas) y remover durante unos minutos para asegurarnos de que las esporas se hayan repartido de forma uniforme

7

Envasar las legumbres en unas bolsas herméticas de plástico, aplastar un poco y perforar las bolsas por los dos lados con la ayuda de un cuchillo

8

Dejar reposar nuestras bolsitas en un lugar caliente (entre 25-32 grados) y sin contacto con luz directa durante 24-72h, dependiendo de la temperatura ambiente. Transcurridas 24h, el tempeh debería estar más compacto y con una ligera capa blanca. En mi caso, como todavía hacía frío en Madrid, lo puse en la deshidratadora a 35 grados y con la tapa abierta. Después de unas 25-26h ya lo tenía listo!

Si no lo vas a comer directamente, se conserva una semana en el frigorífico o meses en el congelador

Información Nutricional

Comensales 8